Bartholinitis. Qué es y cómo tratarla.

Quizás leas Bartholinitis y te suene a chino. Pero si se te ponen los pelos como escarpias, y se te encoje el estómago, es que alguna vez has padecido una.  Escribo esto porque he recibido algunas peticiones para explicar qué es y como resolverlo.

Qué es una Bartholinitis.

Una Bartholinitis es una afección bastante común y benigna. Eso no quiere decir que no pueda fastidiarnos y bien. Consiste en la inflamación o infección de una glándula que se llama Bartholino o glándulas vesibulares mayores.  Visto la temática del blog, ya te puedes imaginar dónde se localiza esta glándula, verdad? Pues sí, en la vulva. Concretamente, y como su nombre indica, en el vestíbulo vulvar. Es decir en la entrada de la vagina.

Las glándulas de Bartholino (son dos) están situadas a ambos lados de la entrada de la vagina. Lo que hacen es segregar líquido durante la excitación que lubrica la entrada de la vagina. Este líquido sale al exterior por dos agujeros muy pequeños que son difíciles de ver a simple vista. Como suele pasar,…si no hay ningún problema…ni nos damos cuenta de su existencia. Pero cuando estos agujeros se obstruyen y el líquido no puede salir al exterior, se inflama y se infecta. Cuando a parte de la infección hay un acumulo de pus e incluso un crecimiento de la glándula formando como una tumuración benigna, hablaremos de absceso o quiste de Bartholino.

Esto es muuuuuy doloroso. Ya os podéis imaginar que un absceso en esa zona es algo delicado. Produce dolor al andar, sentarnos y por supuesto al tacto.

 

Síntomas de una Bartholinitis

Los síntomas que pueden hacernos sospechar de una Bartholinitis son:

.Bulto o tumoración localizada en la entrada de la vagina. Normalmente (porque sino es que tendrías muy mala suerte) a un solo lado. A las 4 o a las 7 del reloj.

.Dolor localizado en la zona.

.Aumento de la temperatura local.

.Dolor al tacto, y evidentemente al intentar el coito.

.En algunos casos dependiendo del agente causante de la infección, puede acompañar de flujo abundante blanquecino.

 

Tratamiento de la Bartholinitis

Aunque haya visto esta dolencia cientos de veces, no soy la más indicada para hablaros del tratamiento. Así que me he buscado una ginecóloga para que nos instruya en el tema. Es la Doctora Amira Alkourdi. ¿Porque ella? Porque he trabajado con ella, me parece que es una buena ginecóloga, me parece que se explica bien, y además me cae bien. ¿Qué más puedo pedir?

Ella os explica sobre el tratamiento:

El tratamiento tiene dos pilares fundamentales, uno es el médico y el otro el quirúrgico .

Ante todo, tener en cuenta que existen distintos grados de Bartholinitis aguda, por lo que habrá que adaptar el tratamiento al grado de afectación, y es que en algunos casos de abscesos pequeños y asintomáticos no es necesario dar tratamiento y se optará por la expectación y seguimiento clínico.

Como medidas de confort y dentro del tratamiento médico, se recomiendan:

–  Los baños de asiento y compresas calientes para facilitar el drenaje espontáneo.

–  Analgésicos, para el control del dolor.

–  Antibióticos. En el caso de la antibioterapia, se recomienda su uso en fases iniciales, abscesos recurrentes, infecciones importantes

El cuanto al tratamiento quirúrgico, hasta el momento, tan solo contábamos con la incisión del absceso y drenaje del mismo, con o sin marsupialización, que no es más que dar una serie de puntos, para mantener abierta la cavidad del absceso y que no cierre en falso. Cirugía poco agresiva, pero que requiere por su tiempo quirúrgico, de un tiempo anestésico. Esta cirugía, está indicada en abscesos recidivantes.

La aparición del catéter de Word, ha permitido, poder tratar los abscesos de forma ambulatoria, sin hospitalización, siendo de elección en abscesos de Bartholino de primera o segunda aparición, y en la que es posible el empleo de anestesia local/regional.

El catéter consiste, en un método de drenaje que se retira al mes, o cuando se comprueba la resolución de la infección.

La extirpación de la glándula es un proceso definitivo, que no debe realizarse si existe infección aguda, y sólo como última opción por las cicatrices dolorosas que pueden quedar.

Bartholinitis
Marzupialización de la glándula de Bartholino

 

Prevención de la Bartholinitis

Tengo que decir que no he encontrado nada concluyente sobre la prevención de la Bartholinitis. Es decir nada que el sentido común no nos haga pensar que es bueno para nuestra salud sexual y genital. Es decir, una higiene adecuada de la zona genital, evitando compresas y protegeslip con plástico que favorezcan la humedad. Obviamente, prevención de infecciones de transmisión sexual con preservativo, ya que estos gérmenes podrían también causar esta infección de la glándula. Y por último, usar ropa interior de algodón y pantalones no muy ajustados.

Así que me temo que hasta donde yo alcanzo a entender, es una cuestión de quizás una predisposición individual a la obstrucción de la glándula, añadido a factores de colonización de agentes infecciosos. Es decir un pelín de mala suerte. Hay mujeres que nunca en su vida van a sufrir una Bartholinitis, y otras, que van a sufrir varias, incluso en la misma glándula y después de tratamientos.

A parte de la información que siempre es beneficiosa, Ginesex os puede ayudar a comprar compresas y protegeslips de algodón, que son mucho más saludables. Y otros productos de higiene íntima que encontrareis en la sección de cuidado íntimo.

 

Dime, has sufrido una de estas? Cómo resolvió? Tu experiencia puede ser de gran ayuda a otras mujeres. Deja un comentario!!

Escribe tu comentario

Your email address will not published. Reguired fields are marked*