Cómo ponerse un tampón puede ser un quebradero de cabeza para más de una. Este post te interesa si:

-Nunca te has atrevido a ponerte un tampón. Pero has decidido que vas a probar.

-Eres una madre que quiere enseñar a su hija a ponerse un tampón.

-Has probado alguna vez a ponerte un tampón, pero te molesta y no te sientes cómoda con ellos.

-Eres una adolescente que nunca los ha usado, y no sabes a quién preguntar.

ELEGIR EL TAMPÓN ADECUADO

Te aconsejo siempre, siempre, que uses tampones de calidad. No todos los tampones del  mercado son iguales, aunque lo parezcan. Usa tampones de 100% algodón, porque evitarás picores, escozor y sequedad. Además están libres de productos tóxicos.

Dicho esto, debes elegir un tamaño de tampón adecuado. Te aconsejo que elijas el tamaño pequeño. Con él podrás coger manejo, y pasarte a un tamaño mayor a medida que te sientas cómoda con ellos y tengas un flujo abundante.

Siempre debes elegir un tamaño de tampón menor a tu flujo. Porque si tienes poco flujo, y usas un tampón demasiado grande, puedes notar sequedad y escozor.

Con aplicador o sin aplicador. Esto es un opción muy personal. En general a mi me gustan con aplicador, porque son más cómodos. Y en un momento dado, lo puedes usar sin aplicador. Ya que lo puedes sacar del mismo, y meterlo directamente.

Hay varios tipos de aplicadores. Los de plástico y los de cartón. Es verdad que los de plástico, pueden parecer algo más suaves. Pero en realidad, cuando cojas manejo, esto no marca la diferencia, y en definitiva, estás dejando un residuo menos que es eso : PLÁSTICO

Entonces ya tienes tu tampón mini, con aplicador de cartón. 😉

POR DONDE EMPEZAR

Para mi es importante empezar por entender cómo funciona el tampón, donde se coloca y porque no debes tener ni miedo, ni asustarte por nada.

Coge el tampón y manoséalo. Tócalo, sácalo de su aplicador, fíjate cómo es, tira del hilo y comprueba que no puedes tirar del hijo y romperlo…en fin… debes sentir que conoces aquello que vas a usar.

Ahora coge un espejo y conoce la otra parte de la ecuación. Conoce tus genitales y tu vagina. Quítate las bragas!! y ponte en una posición cómoda. Pon el espejo de manera que puedas ver tu vulva. Mira como es, tócala, abre los labios, mira la entrada de la vagina.

Debes saber cómo es tu vagina. Debes saber que es una cavidad virtual, de manera que no es un tubo rígido, sino hecha de tejido que se adapta a lo que vayas a meter en él. Tu vagina es blanda, húmeda, elástica y calentita. Compruébalo, por favor. Mete un dedo en tu vagina. Sí, has oído bien: mete el dedo. Si vas a meter un tampón, ¿porqué no vas a meter un dedo? Sí, aunque tengas la regla. Luego te lavas las manos. No pasa nada!!!. Si te sientes seca, lubrica o moja el dedo con agua primero o un lubricante.

Quitate el miedo, esta es una parte de tu cuerpo, como cualquier otra. Comprueba que no duele, mi pasa nada raro.

Ya estás preparada para meter un tampón.

COMO PONER EL TAMPÓN

Importante antes de empezar. La vagina es un órgano alargado, es decir de forma longitudinal. Pero tu vagina no va hacía arriba, en paralelo a tu cuerpo. No! Está orientada un poco hacia arriba y un poco hacia atrás. Eso quiere decir que al introducir el tampón, no debemos orientarlo en dirección a nuestra cabeza, sino que debemos orientarlo un poco hacia arriba y un poco hacia el coxis, (hacia atrás).

Busca una postura cómoda. Puedes subir una pierna al bidé, la bañera o el water. Flexiona un poco las piernas, pon el tampón en la entrada de la vagina. Si es necesario, aparta los labios con una mano, y con la otra coloca el tampón. Empuja el tampón o el aplicador hacia dentro. Si estás usando aplicador, deberás presionar para que se suelte el tampón en la vagina y retirar el cartón. Tal y como ya has visto que funciona.

Debes saber que el tampón debe estar colocado bien adentro de la vagina. No te preocupes, el hilo siempre queda fuera. Si el tampón queda muy bajo, en la entrada de la vagina lo vas a notar, y te puede molestar. Para que no se note, debes empujarlo bien hacia dentro.

OTRAS CONSIDERACIONES

  • Nunca debes dejar el tampón más de 8 horas.
  • Puedes usar un poco de lubricante para el aplicador, si tienes poco flujo y te notas algo seca.
  • Si alguna vez no encuentras el hilo, no te preocupes, respira que no pasa nada. Mete el dedo y busca el hijo o el tampón. Siempre, siempre se puede recuperar un tampón de la vagina. Nunca, nunca, nunca se puede ir más allá de la vagina.
  • Es importante que desvinculemos el uso de los tampones, o cualquier actividad que comprenda hacer uso o tocar nuestros genitales con el dolor. Ponerse un tampón no duele, no debe dolor, y no debemos transmitir que duele.
  • Puedes nadar, correr y hacer cualquier actividad física con el tampón.
  • Puedes tener relaciones sexuales con un tampón, menos tener penetración. Es decir que puedes usar la masturbación, los frotamientos, el sexo oral, etc. con un tampón puesto. Incluso tener un orgasmo con un tampón puesto. Lo único que no puedes es tener penetración.
  • Tener relaciones sexuales con un tampón no evita las enfermedades de transmisión sexual!! ojito!!

 

Cuéntanos tu experiencia con los tampones. Incluso si estás enseñando a tu hija a ponerse un tampón. Ya sabéis que me gusta que dejéis comentarios, porque con ellos, aprendemos todas. Y si nunca te atreviste a usarlos, y ahora ha llegado el momento, CUÉNTANOSLOOOO!

Comprueba tu correo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here