Llega la Navidad y los excesos comienzan a hacer de las suyas en nuestro cuerpito serrano.Quizá los meses previos al verano es más habitual escuchar aquello de querer cuidarse para que todo nos quede divino, pero… Si nuestro suelo pélvico en verano necesita de cuidados especiales, no es menos importante el cuidado en época de excesos navideños. Os damos cinco tips para cuidar de tu suelo pélvico.

Viajes largos

Es época de viajes para ocio o visitar a la familia. Y con tanta emoción y prisas podemos pasar largo tiempo en coche o en bus y cuando te das cuenta… “Oh, creo que me hago pis”. Claro, tanto “bebieron los peces en el río” que ahora… Prevee, anticipa. Recuerda que cada dos horas se debe hacer una paradita para dar un pequeño paseo y entrar al baño. Y si no puedes anticiparte o vas en transporte público, intenta no beber demasiado las horas previas al viaje. Aguantar no le vendrá nada bien ni a tu vejiga, ni a tus esfínteres ni a tu propio suelo pélvico.

Irritantes de vejiga.

Evita irritantes de vejiga como pueden ser el café o el té. La cafeína afecta más de lo que piensas a la salud de tu vejiga. Son días de reuniones y comidas copiosas, que en numerosas ocasiones, finalizan con una larga sobremesa acompañada de dulces, café o té. En pequeñas dosis, no tiene que afectar, pero si ya cuentas con una vejiga hiperactiva ( a la que próximamente dedicaremos otro artículo), o sueles ir demasiadas veces a hacer pis al cabo del día, no es tu bebida ideal. De hecho deberías eliminar la cafeína de tu dieta. Siempre puedes tomar alguna infusión que no la lleve. La cafeína aumenta el flujo sanguíneo, y esto hace que el riñón trabaje más de lo habitual y se reduzca la absorción de agua y sodio, lo que para colmo, causa deshidratación. Todo ello contribuye a un “descontrol” neurológico en el llamado “reflejo de la micción”. Y esto no es más que sentir necesidad imperiosa de hacer pipí mientras que realmente cuando vacías la vejiga “no era para tanto” o incluso persiste la sensación de hacerte pis cuando acabas de miccionar. Y… Queridas amigas, el chocolate (redoble de tambores) contiene teobromina que es un estimulante parecido a la cafeína.

Alcohol

Un apartado especial se merece el consumo de alcohol. No es necesario que enumere los inconvenientes de su consumo. Con moderación y en dosis pequeñas será mejor. Del mismo modo que si prevés que vas a tomar unas cuantas copas o cervezas, procura beberte un vaso de agua entre medias. Evitarás así los efectos de la deshidratación. También es un irritante de vejiga que puede alterar el reflejo de micción. Además por todos es sabido que aunque el alcohol es una costumbre la mar de social no deja de ser un tóxico para el organismo. Y este lo manifiesta… Hacemos más visitas al baño y la capacidad de retener en la vejiga se ve afectada en numerosas ocasiones ya que “acabo de ir al baño y ya vuelvo a sentir necesidad de hacer pis”. Es por esto que “bah , en un ratito voy”. Por favor, no es bueno aguantar demasiado o los tejidos y nervios de tu vejiga dejarán de hacer su correcta función. No los maltrates.

Tacones

Venga, esto también lo sabes pero te lo recuerdo. Si tu suelo pélvico está débil, además de ir a tu especialista para que te explore y te explique un tratamiento adecuado a ti, evita todo lo que debilitará más aún tu musculatura. Los tacones son de estas cosas que yo pongo en el saco de: “sufrir para lucir”. No sé vosotras pero yo cada año que pasa me gusta sufrir menos y disfrutar cómoda. No obstante, busca aquellos que te favorezcan pero no te hagan mucho mal: tacón no muy alto y ancho. Dos conceptos son clave para explicar el porqué los tacones son perjudiciales para el suelo pélvico: core y equilibrio. El core está formado por un conjunto de estructuras que forman una especie de cilindro: diafragma arriba, suelo pélvico abajo y musculatura abdominal cerrando este cilindro.

Esta sería la forma sencilla de explicarlo. Nuestro centro de gravedad está ahí, en este cilindro. Y dependiendo de cómo actúe este conjunto y de la fortaleza de todos estos músculos, la gestión de las presiones intrabdominales marcará buena salud de todo el contenido y continente o será el punto de partida para que un desequilibrio sea el inicio de una lesión en cualquiera de sus partes. Ya estáis pensando lo que viene ahora… correcto. El centro de gravedad se ve bastante alterado si nos “subimos” sobre unos tacones. Toda la musculatura reajustará su trabajo para no caernos, o caminar como un patito. Si tu musculatura no está preparada o ya sabes que tu suelo pélvico está débil… zas! Por eso, si quieres ponerte tacones quizá estaría bien que fortalecieras todo este conjunto para que te afecten lo menos posible.

Actitud postural

La actitud lo es todo en la vida. La actitud postural es muy importante para la salud de nuestro aparato locomotor. Hombros atrás, crece de la coronilla y ombligo arriba y adentro. Son fechas también para caminar largo rato y ver cómo de bonita luce nuestra ciudad, compras, eventos en la calle donde pasaremos largo rato de pie… Ya hemos comentado en alguna ocasión que si activamos nuestra faja abdominal (a veces tan sencillo como ir derechitas) nuestro suelo pélvico también se activa. Nuestra espalda sufrirá menos también, así que todo son ventajas.

Por último y no menos importante he de decir que son fechas de mimos, de excesos, de gastos,de familia, de regalos… Regalos! Si nunca encuentras el momento para cuidarte o si te piden que escribas carta a los reyes magos hay muchas opciones para tus necesidades en este sentido. Regalar salud es una opción que cobra más fuerza cada año. Te invitamos a dar una vueltecita por la boutique de Ginesex.

Feliz Navidad, feliz vida.

Comprueba tu correo!

Compartir
Artículo anteriorDeseo sexual: ¿porqué él tiene más deseo que yo?
Artículo siguienteHábitos de higiene íntima en niñas
Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, obstetricia y uroginecología. Lo que más me apasiona es acercar esta disciplina a toda mujer que se preste a conocerse. Es importante dedicar tiempo y espacio a conocernos y sentirnos. El cuerpo tiene sus razones. Puedes encontrarme en www.ensofisioterapia.es, en Granada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here