Si estás embarazada y, sobre todo, si es tu primer embarazo, estarás cansada de recibir consejos sobre: nombres, la mejor manera de que duerma solo, cómo darle el pecho y demás artimañas para convertirte en una súper mamá. Pero, ¿qué pasa con nosotras? Cuidar y preparar nuestro cuerpo durante y después del embarazo debería ser nuestro objetivo número uno. Si estamos fuertes y nos sentimos bien será todo mucho más fácil. Estos son los consejos para embarazadas que hemos seleccionado.

Consejo para embarazadas nº 1: Sobre picores

Varias han sido las embarazadas que han pasado esta semana por consulta y, al desnudarse, lo primero que hacen es rascarse. Rascarse profundamente en zona del pecho, la barriga, los muslos… “¿Por qué me pica tanto la piel?”.
Bien, es algo bastante común y que, dependiendo del trimestre en el que te encuentres tendrá un origen más o menos preocupante. Durante el primer trimestre suele deberse al cambio hormonal. En este caso por un aumento de los estrógenos. Además si tu haces cosas que favorezcan la piel seca y poco hidratada como: duchas de agua muy caliente, jabones agresivos y el no aplicar crema tras el baño, verás exacerbado este síntoma tan poco agradable. Por tanto el primer consejo es: evita duchas excesivamente calientes.
¡Hey! si tú, la que está pensando cómo es “caliente en exceso”… Te diré algo: salir de la ducha con la piel como un cangrejo se considera demasiado caliente, lo siento.

No uses jabones fuertes, ponte crema hidratante sin excesiva fragancia y libre de alcohol. También ayudará que uses ropa cómoda, que no apriete. Si puedes, evita también los tejidos sintéticos como la lycra.

Si estos picores son en el último trimestre, debes consultar a tu médico. Sin alarmarte, pero deberán investigar qué pasa (puede estar relacionado con la vesícula biliar), y darle una solución.

Consejo para embarazadas nº 2: Mejor prevenir que curar.

Aprende dos estiramientos básicos para los músculos que más se lesionan o adolecen durante el embarazo: el psoas y el piramidal.

Son dos músculos con un papel fundamental en la pelvis. Debido al cambio que acontece en la biomecánica de esta zona en tan poco tiempo, debes dar una ayuda extra si no quieres sufrir los síntomas típicos como crulalgia, lumbalgia, ciatalgia… Es sencillo, nosotros te mostramos dos. Deberás mantener estas posiciones durante al menos 20 segundos. Y notar el estiramiento del psoas en la ingle de la pierna estirada, en la primera foto. El del piramidal lo sentirás en la zona glútea de la pierna que tiene su pie reposando en la rodilla (si no lo notas lleva más la rodilla al pecho). Si tienes cualquier duda con las posiciones consulta a tu fisioterapeuta de cabecera.

Foto 1: estiramiento de psoas

Foto 2: estiramiento de piramidal

No obstante si sentís algún dolor, acudid al fisioterapeuta y os ayudará a través de terapia manual.

Es importante tomar conciencia a nivel biomecánico y fisiológico, lo que nos hará entender mejor todo el proceso y a estar más seguras y relajadas.

Consejo para embarazadas nº3: Mímate

Tómate tu tiempo. Te lo mereces. Son tus últimos meses como mujer sin hijos. Hijo que requerirá toda tu atención. Es tu forma de homenajear la etapa que termina y darle la bienvenida a la que llega. Para ello, cada una de vosotras tendrá su preferencia. Pero una fundamental es acudir a tu fisioterapeuta experto en obstetricia. Él o ella os ayudará a ir tomando conciencia de los cambios que vienen, preparará y mimará vuestro cuerpo como el del gimnasta olímpico que se prepara para un campeonato.
Os explicará el trabajo del diafragma, lo que sucede con el transverso del abdomen, aliviará vuestra circulación y, a veces, fomentará la conexión de la mamá con el bebé. Simplemente porque tomar conciencia de nuestro cuerpo y lo que pasa en él, es maravilloso. Además de ello, no hay mayor tranquilidad que estar informado. Te dará confianza, además de bienestar físico.

Consejo para embarazadas n4: Masaje perineal.

El masaje perineal es fundamental para ayudar tanto en el parto como en postparto. Mejorará la calidad del tejido dándole elasticidad, favoreciendo la circulación en una zona tan congestionada durante esta etapa, como es el periné. Incluso, aunque finalmente el parto fuera cesárea nos aseguramos de que suelo pélvico se recupere antes en postparto, ya que la calidad del tejido sometido a presión y congestión pélvica, propia en embarazo y postparto, disminuye.
Muchas de vosotras peferís hacerlo solas, en casa. Incluso que sea vuestra pareja quien lo haga.
Acudir al fisioterapeuta especializado en obstétricia o suelo pélvico es una opción que siempre suma al trabajo realizado en casa. El profesional adecuado os dará las pautas correctas. A partir de la semana 35 ya debe practicarse casi a diario si queremos obtener un resultado óptimo. Todo ello si no hay ninguna contraindicación como placenta baja o previa u otras anomalías que imposibiliten este trabajo. Siempre debéis tener la autorización de vuestro ginecólogo.
Y tú, ¿sabías que desde la fisioterapia obstétrica te podían ayudar tanto con tu embarazo? ¿Conocías esta especialidad? Déjanos tu opinión o comentario y estaremos encantados de ayudarte.

Comprueba tu correo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here