Cuidados del pecho y pezón

El pecho y sus nombres Al igual que pasa con nuestros genitales, las mamas tienen varios nombres que usamos para referirnos a ellas. Desde el común tetas, a meringas, melones, peras, … Y es que a pesar de que es una parte de nuestro cuerpo con una función bien definida, tiene un gran componente erótico. Y ya sabéis que todo aquello que está relacionado con la  sexualidad y el erotismo, se llena a su vez de morbo, tabúes, y mitos. Y por supuesto, no se llama por su nombre!

Anatomía y funcionalidad.

Se denomina seno, pecho o mamas a la parte superior y anterior del cuerpo que alberga la glándula mamaria. Es propia de los primates y mamíferos, entre ellos la especie humana. En realidad es incorrecto usar estas palabras como sinónimos ya que si hablamos de senos y pecho nos referimos a esta área del cuerpo, pero si nos referimos a las mamas estaremos hablando no sólo del espacio que ocupan en el cuerpo, sino de lo que propiamente es la glándula mamaria. Los senos, entonces es la parte que alberga la glándula mamaria, que está rodeada de tejido adiposo (o sea grasa) y de tejido conectivo. La glándula mamaria está formada por una serie lóbulos y de conductos que fabrican y secretan la leche materna a través del pezón. Por fuera, podemos apreciar más o menos tejido adiposo que formará un seno más o menos globuloso. Encontramos la areola mamaria y el pezón. La función de la mama es la de fabricar leche para amamantar a las crías de la especie humana. La mama sufre cambios tanto durante el ciclo menstrual, por el ascenso o descenso de los estrógenos y progesterona. Así como durante el embarazo y la lactancia. Pero nuestra especie le ha dado un sentido erótico, y estético, distinto a su vez, en cada cultura. En nuestra sociedad las tetas suelen proponerse grandes, globosas y (perdonadme que use esta expresión) apuntando a cielo. En definitiva unos senos propios de una mujer joven, y en la que el paso del tiempo no admite tregua alguna. Está claro que nuestras tetas se observan y se juzgan. Todos (y todas) tenemos un tipo de “tetas ideales” al que parecernos más o menos. Y por lo tanto flagelarnos en mayor o menos medida. Porque todas sabemos lo crueles que podemos llegar a ser con nosotras mismas. En definitiva no es más que otro canon al que perseguir, y nunca alcanzar. Las tetas son utilizadas como reclamo publicitario, como arma de seducción, y en definitiva, como cosificación del cuerpo de la mujer. Incluso como parte separada del todo. pechos publicidad Esta semana en mi redes sociales, hemos entrado en debate varios temas relacionados con las tetas. Hemos hablado del dolor de espalda en tetas grandes, de los mitos de la lactancia materna, de sujetadores, incluso de cómo en muchas culturas se intenta ocultar el desarrollo de las mamas en las niñas, para que así no sean presa, carne de cañón. Víctimas de violaciones. Y es que…¿quién se puede resistir a unas buenas tetas? Voy a intentar resumirte algunas cosas que me parecen importantes para el cuidado del pecho.

Cuidados del pecho y pezón, durante el embarazo y la lactancia

  • Hay vida más abajo de las ojeras y patas de gallo. Así que mantener hidratado el cuerpo del cuello para abajo siempre es importante. Una crema que aporte hidratación y mantenga la elasticidad de la piel es fundamental. Durante el embarazo y la lactancia, el pecho aumenta de tamaño, por lo tanto favorecer hidratación y la elasticidad debe ser una prioridad. Utiliza cremas y aceites de calidad. Se supone que cualquier crema que sea apta para el embarazo y la lactancia debe llevar ingredientes permitidos. Pero por si acaso, debes evitar ingredientes como:

Sodium Cetearyl Sulfate, Phenoxyethanol, BHT, Retinyl Palmitate, Amyl Cinnamal, Benzyl Salicylate, Hydroxycitronellal, Hydroxyisohexyl 3-Cyclohexene, Carboxaldehyde y Dimethicone

Si quieres ver nuestra crema a base de ingredientes naturales para el embarazo y la lactancia...no puedo decir más que es maravillosa. Hecha a base de aceite de oliva y aceites esenciales. Y huele…..mmmm

  • Utilizar un sujetador adecuado. Aquí hay mucha controversia. Hay quien dice que usar siempre sujetador hace que el tejido y la musculatura se acostumbre a no trabajar y al final, el pecho se cae más. Yo no lo tengo muy claro. En mi opinión la gravedad siempre tira para abajo, y el paso de los años, y las lactancias no son en vano. Lo que está claro, es que debemos usar un sujetador que se adapte bien a nuestra talla y contorno. Usar una buena sujeción para hacer deporte y que el movimiento y el rebote no dañen el tejido conectivo. Ojo! El sujetador no puede dejar una marca en nuestro hombro y “mellar la musculatura” porque puede crear contracturas y puntos gatillo de dolor. Y yo me atrevo a decir ( sin ninguna base científica, sino una mera opinión personal)…que de vez en cuando soltarse las domingas debería ser obligado! ¿No crees? Así que suéltate la melena y las tetas!!
  • El pezón. Hay épocas, en las que el pezón puede estar más seco. Seguramente por cambios hormonales, el clima o incluso ciertas actividades que puedan rozar y dañar el pezón. Esto ocurre sobretodo durante la lactancia. Vamos con algunas preguntas básicas que sé que os hacéis:
    • ¿Puedo preparar el pezón durante el embarazo para la lactancia? Algunas culturas utilizan esponjas y algunos artilugios para endurecer la piel del pezón antes de que nazca el bebé. Yo no he encontrado evidencia alguna de que esto vaya a aportar gran beneficio. Así que creo que excepto la hidratación no puedes hacer gran cosa.
    • ¿Hay algo que me alivie el dolor de pezones al inicio de la lactancia? El pezón duele. Entiende que nunca has tenido un bebé chupando durante horas del pezón. Y eso molesta o incluso duele. No hay nada que vaya a quitar esa molestia. No hay crema alguna, o producto que prevenga la molestia de un estimulo como el de la succión. Necesita que pasen los días y el pezón se desensibilice a la succión. ¿Cuantos días? 4, 7, 15….quien sabe. Cada pezón es un mundo.
    • ¿Hay algo para prevenir las grietas? Las mejor prevención para las grietas es una buena postura al mamar. De hecho, si empiezas a notar grietas, acude a tu matrona para que revise la forma de mamar de tu bebé. Pero hay algunos productos que pueden ayudarte a hidratar y cicatrizar pequeñas grietas. Antes, y todavía algunas matronas, recomiendan Lanolina para ese fin. A mi me gusta más el Vea Olio que es un aceite de vitamina E. Me gusta más porque es de origen vegetal, no huele, no tiene color, no hay que retirarlo para dar de mamar, ya que es inocuo para el bebé. Y…no MAN-CHA! Puedes verlo en nuestra tienda! Para mi un básico en mi bolsa de aseo. Lo uso para los labios, grietas en los dedos, etc..
    • Deja que el pezón transpire. De nuevo, te recomiendo sujetadores de algodón, sin relleno, para que transpire el maxmio posible. Y desde luego, usar discos de lactancia de algodón. O bien de tela o bien desechables. En Ginesex Boutique tienes discos de lactancia 100% algodón!
Bueno…animo a cualquier fisioterapeuta o matrona a añadir comentarios para el cuidado de la mama y el pezón. A cualquier mujer a comentar su experiencia. Entre todas, seguro que conseguimos una buena guía de cuidado del pecho. Os animo a ver este KIT de POSTparto, donde puedes elegir o regalar todos los productos de higiene íntima que necesitas para el potsparto. Como experiencia personal diré, que a mi las tetas me dolieron durante muuuuchos días (más de 15) cuando empecé la lactancia. Que para mi las lactancias han sido muy, muy satisfactorias. Un placer inmenso ( algún día podríamos hablar del placer emocional y físico que da dar  de mamar). Uyy! y otro día os hablo de los orgasmos de pezones!!! ¿os parece? *la foto del post es de Maripuritijeritas. ¡Una delicia!    ]]>

Escribe tu comentario

Your email address will not published. Reguired fields are marked*