Cuidarse se aprende. A cuidarse se enseña

Nota: me encantaría decir que la de la foto soy yo, pero no 🙁 Una intenta predicar con el ejemplo, pero no todos los días lo consigo (aviso). No se si a ti te pasa también, pero para mi cuidarme, está siendo cada vez más difícil. En serio! No hablo de comprarme ropa cuando lo necesito, o de depilarme cuando lo creo necesario. Hablo de cuanto me cuesta tomar consciencia de mi salud. En aquella pequeñas cosas, que ya sé que debería hacer, pero no hago. Y siempre hay miles de cosas antes que…YO. Como expliqué en mi post Ser mujer y tener un estilo de vida saludable, esto tiene un rollo holístico (como no). Un algo que tiene que mirase en conjunto. Tu ya me entiendes… Sé que mi suelo pélvico no está del todo bien. Tampoco es que está muy mal, porque no tengo sintomatología del tipo se me escapa el pis, ni tengo dolor, pero sé que no le presto suficiente atención. Sé que intento hacer mis ejercicios para fortalecimiento del suelo pélvico, pero que a los dos días se me olvida o me cuesta horrores encontrar el momento. Sé que a mis 37 años, no es un drama no poder hacer ejercicios de suelo pélvico, pero me cuesta mucho ver cómo YO, una persona que le da importancia al tema, que creo que es mejor prevenir que curar, y que soy consciente de que el paso del tiempo no va a echarme una mano en esto, no encuentro tiempo para MI. Otro tema parecido es el de la alimentación. Mi estómago es mi punto débil. No me encuentro bien, y cada vez soy más consciente de que debería poner atención a las cosas que como. Aunque yo tengo una dieta básica que creo que es más que aceptable, no termino de encontrar la manera de cuidarme a través de la alimentación como debiera. Alguien puede decirme que trabajo mucho. Sí! es cierto. Pero a mi me hace feliz hacer lo que hago. Escribir ahora mismo aquí para ti, me libera y me llena. Así que esto forma parte  del pack: COSAS BUENAS PARA MI

¿Porque es tan difícil cuidarse?

No sé si tú que me estás leyendo, te sientes un poco como yo. Si es así, me encantaría   chocarte los cinco y darnos un abrazo de apoyo mutuo. Y no sé si tu también te preguntas por qué nos cuesta tanto. ¿Es una cosa de las mujeres? ¿Los hombres sienten lo mismo? ¿Es una cuestión de la edad? ¿Es una cuestión del la maternidad? He llegado a la conclusión que es algo que no hemos aprendido. No se a vosotras, pero creo que a mi nadie me ha enseñado a eso de:
“Tú vas primero”
Y es que creo que a las mujeres se nos ha enseñado a ceder, a cuidar, a mimar, a mirar por los demás. Pero a mirar poco por nosotras. Si tienes tiempo para ir al gimnasio: “Mira esta que va tres días en semana el gimnasio” (dicho así, con rintintín) Si te compras ropita bonita: “Uff a esta le gusta mucho lucir”. Cómo si una buena madre se identificara de lejos, por lo poco o muy arreglada que vas”. Si te maquillas: “Esta es muy presumida” (con la connotación negativa que tiene de por sí, la palabra presumida. Porque a mi marido cuando va al barbero y sale guapísimo de la muerte, nadie le dice que es presumido. Le dicen: “Cómo te cuidas”!) Si trabajas y desarrollas tu faceta profesional: “Trabaja demasiado, para ser madre” (nunca dicen esto de los hombres que desarrollan su faceta labora, ¿verdad?) Si dejas a tus hijas con su padre para irte a comer con las amigas…: “Anda que fresca, y ella comiendo”. Y es que en resumen he llegado a la conclusión que no nos han enseñado a esto. Nunca nos han dicho, tu vida, tus cosas, tu bienestar es IM-POR-TAN-TE! Y sabes qué: Que todo lo que te cuento es muuuuuchoooo más difícil si encima eres madre.  Porque cuando eres madre, todo va antes que tú.  Y podréis decirme: Claro! Y yo lo digo también. Claro! Mis hijas para mi son lo más importante en mi vida. Pero lo difícil de esto es que para ellas, que su madre esté bien es importante. Y no sólo esto. Sino que para mi es importante que ellas tengan de referente a una mujer que se cuida, que toma su salud y las decisiones de salud como algo importante. Porque ellas van a ser mujeres algún día, y van a ser madres (o no, pero da igual). Y yo quiero que se cuiden, que tomen su vida, su cuerpo, sus inquietudes, su carrera, como algo importante.
Quiero que aprendan a cuidarse y amarse como lo que más. Que la persona más importante en su vida sean ELLAS mismas.

Cuidarse se aprende

En definitivo, esto no es fácil chicas. Y siendo madre, menos! Pero hay que ponerle empeño. Cuidar nuestra dieta, ejercicio físico, nuestro cuerpo, nuestras relaciones, y claro (lo tengo que decir) nuestra sexualidad.

Cuidarse se enseña

Vamos a intentar transmitirlo, inculcarlo, enseñarlo!! Creo que es el mejor regalo que les puedo hacer a mis hijas. Y esto ¿cómo se hace? (estaréis pensando)…. Pues no te creas que lo tengo muy claro. Lo intento todos los días. Algunos días me sale, otros días no. Así que imagino que
Pasito a pasito, suave suavecito…
¿Lo hacemos juntas? Si compartes mis rayaderas y desasosiegos, me encantaría que compartieras este post y dejaras algún comentario. Supongo que no estoy sola!!! (Ains….)]]>

2 Comentarios

    Pero si me has leído el pensamiento!! Me subo a tu carro.
    Aunque no lo consigamos, al menos nos lo planteamos y a veces hasta lo conseguimos. Mi hija cuando juega a las mamás, me dice: “Voy a echarme unas cervecillas, pásatelo genial con papá” jajaja

    Responder

    Queria decir…aunque no lo podamos hacer siempre…

    Responder

Escribe tu comentario

Your email address will not published. Reguired fields are marked*

Menú
X