¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

CREAR MI CUENTA

Hoy hablaremos de "hacer un trío".

Una frase muy socorrida al hablar de la frecuencia de las relaciones sexuales, es recurrir a:

Siempre es mejor Calidad que Cantidad. 

Pero creo que lo cierto es que nos buscamos la excusa de la calidad, cuando eso significa:

Follo una vez al…! ( no sé, la frecuencia que tu consideres adecuada a esta frase).

Lo que es lo mismo: Poquísimo!

¿Cierto?

También es verdad que esta frase siempre implica que si lo haces mucho es de poca calidad, y si lo haces poco, te guardas lo mejor para “ese” día y entonces es una explosión de placer, lujuria y desenfreno.

Dime, ¿es así?

Creo que no tiene porque ser así. Primero, hay quién lo hará muchas veces,( incluso muchas, pero muchas) y son capaces de tener muy buen sexo. Sí, incluso en parejas estables y de larga duración.

Y otras que lo harán pocas veces y encima mal. No nos engañemos. Si cocinas poco, por un día que te animas, no te vas a poner a hacer un arroz con bogavante. Con una tortillita o un revoltillo te conformas. Eso sí, te gustan los elogios, porque para un día que has cocinado.

¿No sé que opinan ustedes, amig@s?

Nuestra sociedad nos enseña a consumir mucho, aunque sea de mala calidad. Quién no ha caído en la tentación de las rebajas. Y como es barato me compro 3. En cambio, en el sexo, nos conformamos con tener pocas relaciones sexuales, consolándonos en la dichosa frase. Porque nos creemos que si son muchas, van a ser peor. Y a la vez, tenemos la esperanza de que si son pocas, seguro que buenas.

Cuando me preguntan eso ( sin pensar que en el sexo poco se puede generalizar, porque cada  cama es distinta), es que depende. Evidentemente, como digo se puede follar mucho y mal. O poco y de maravilla. Pero yo creo que la clave es preguntarse lo siguiente:

Si lo hago poco, ¿necesariamente va a ser bueno? No tiene porque. Es más, creo que no. Cuanto más practicas algo mejor te sale, cuanto más juegas más aprendes. Yo creo que el sexo puede ser como tener una botella de vino carísima guardada para una ocasión especial. Esperas, esperas, y cuando la abres resulta que se ha picado, o llevas tanto tiempo esperando que piensas “!pues no ha sido para tanto!“.

Otro ejemplo: cuando por problemas económicos dejas de comprar gambas frescas en Navidad. !Lógico!. Pero pasa un año, dos, tres. Y te das cuenta que sin gambas frescas también se  vive. Que las congeladas están prácticamente igual. Y adiós a las gamas frescas.

Cuanto menos sexo tienes, menos sexo necesitas. Cuanto menos tiempo tenemos, más cansados, más ocupados, etc.. el sexo se va quedando relegado al último lugar. Lo que nos provoca el sexo en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro es adictivo ( si nos satisface, claro) porque nos hace sentir bien, nos sube la autoestima, nos refuerza la relación de pareja, etc.. Si lo vamos dejando, se nos va olvidando todo lo bueno que tienen relaciones sexuales.

Así que no solo hay que tener calidad. Claro que sí! La satisfacción sexual es importantísima. Te tiene que gustar, complacer, querer repetir. Pero por supuesto no dejes que la desidia se apodere de tus relaciones sexuales.

Mejor cantidad con calidad.

¿Tú que crees? ¿Habías usado esta frase? ¿Crees que es mejor calidad que cantidad?

Sigue atent@ a Ginesexologia y te enseñaré como mantener activa y satisfactoria tu vida sexual.

También te puede interesar: Y tú, ¿cuantas veces al mes, lo haces? ¿Tienes fantasías sexuales?¿Se lo vas a contar a tu pareja?]]>
SUBIR