Me llegan muchas veces consultas de mujeres sobre bajo deseo sexual, o baja líbido. Parece que todavía no nos podemos quitar el lastre de la frigidez.

El problema desde mi punto de vista, es que la mujer nunca se la ha enseñado a desear. Se nos ha enseñado a complacer, a estar dispuestas, a cumplir. Y esto choca con una sociedad que nos marca que las mujeres debemos ser sexuales, des inhibidas, “modernas” y vivir la sexualidad con normalidad. Digamos que nuestra sociedad nos pone en una encrucijada. Seguimos viviendo con una doble moral la sexualidad.

El deseo sexual y la doble moral

Por un lado…

Tienes que considerar el sexo normal, masturbarte (¿tú no te masturbas?), saber donde está tu punto G, conocer tu clítoris, seducir, saber hacer sexo oral, disfrutar con el sexo oral (y que no te de asco), tener ganas, ser sexual, incluso eyacular…

Por otro lado…

No conoces tus genitales porque nunca te han permitido experimentar con ellos, no debes tocarte, no ir con faldas demasiado cortas, no parecer que buscar sexo, no dejar que “te utilicen”, no mostrar demasiado deseo que puedes parecer una “fulana”, no ir sola de  viaje, ni de noche ni a una fiesta porque pueden pensar que buscar “algo”, no mostrar demasiado deseo y parecer ninfómana, decir que NO de todas las formas posibles, cuando es no, porque sino pueden pensar que estás quiendo decir sí. No hablar de sexo en público, buscarte la vida para no pillar enfermedades de transmisión sexual, vacunarte por si eres demasiado promiscua…

En fin… es difícil que no se te vaya la cabeza con todo esto. Y ser una mujer en su sano juicio con una sexualidad asertiva, placentera y saludable. Quien más quien menos va a tener algún conflicto sexual a lo largo de su vida. Cómo no, deseo sexual hipoactivo, es decir, baja líbido.

Los problemas de deseo sexual son muy frecuentes. Muy, mucho.

Pero…¿Os extraña? ¿Acaso las mujeres podemos tener un deseo sexual libre con todo esto??

Luego llegamos a la vida en pareja, y (oh, sorpresa) nuestro chico desea mucho más, y con más frecuencia, y por supuesto las raras somos nosotras!

En ocasiones esta falta de deseo es sólo un desajuste en las expectativas y en las frecuencias que cada miembro de la pareja ve como normal. Desde luego, las mujeres tenemos mucho que trabajar. Trabajar nuestra sexualidad, nuestro placer, nuestro deseo,  pero te puedes preguntar…¿Porque caray somos tan distintos?

5 cosas que hacen que tu chico tenga un deseo exponencialmente mayor al tuyo.

 

  1. Tu chico piensa en sexo decenas de veces durante el día. Tú NINGUNA. Tu día transcurre sin ni una pizca de erotismo o líbido en tu cerebro. Él, piensa en sexo, cuando lee el periódico, cuando espera el bus, cuando ve a una camarera que le parece mona, cuando te escribe un mensaje, cuando está trabajando, cuando le cuentan un chiste, cuando sale del gimnasio, volviendo a casa,…etc, etc, etc. Está legitimado para pensar en sexo. Es un hombre! (léase con sarcasmo)
  2. La receptividad y libertad con la que tu chico vive su cuerpo es mucho mayor que la tuya. Por ejemplo, tu chico está en contacto con sus genitales muchísimo más que tu. Se toca cada vez que va a mear, se rasca cuando le pica… Mientras, tú, intentas no mancharte con tu regla porque te da asco, intentas anular todo aquello que es natural en ti como el olor o el flujo que proviene de tus genitales, y si te pica juntas las piernas disimuladamente e intentas por todos los medios NO RAS-CAR-TE. Nos negamos, chicas.
  3. Todos los sujetos con los que él se cruza durante el día, son potencialmente erotizables. Los chicos van con la mente abierta al erotismo todo el día. Tienen microfantasías, imágenes fugaces y volátiles con casi cualquier tía que se cruza con ellos por la calle. (Algunos incluso creen que cualquier sujeto se acostaría con ellos, y que tienen el derecho de insinuarse por ello).  Por el contrario, tú, vas con miedo por la calle, y se te acelera el corazón si ves que un tipo que no conoces de nada te mira demasiado. Si lo piensas bien sólo encuentras atractivo al camarero del bar donde vas a desayunar, y lo que piensas es: “que mono”. Porque pensar en que te empotre contra la pared, sería demasiado para una mujer decente que tiene pareja. (modo irónico ON)
  4. Las mujeres seguimos encargándonos de un porcentaje mayor de las tareas domesticas y organizativas de la casa. Eso quiere decir que cuando tu chico ya está pensando en sexo, tu todavía estás chequeando la lista de tareas pendientes. Te queda todavía por: preparar la comida para mañana, , tender la ropa que la lavadora, dejar la merienda de los peques preparada, terminar el power point de la reunión de mañana, depilarme el bigote y por fin, darte una ducha.
  5. Cuando discutimos (puede ser por el punto 4, o por otro motivo. Pero el punto 4 nos pone un pelín de mal humor, aviso) las mujeres cerramos totalmente la puerta al sexo. Estamos cero receptivas. Tu chico, piensa que no hay mejor manera de arreglar las cosas que teniendo sexo.

Estos son solo algunos ejemplos, pero, con todo lo esto, lo normal es que las mujeres tengamos menos deseo que los hombres. Y que nuestra frecuencia ideal sea menor a su frecuencia ideal. A veces no hay grandes problemas en la pareja, más que entender que somos diferentes y que deseamos distinto. Entendernos y respetarnos es fundamental.

Y por supuesto trabajar para la verdadera revolución sexual de la mujer. Que será cuando podamos expresar un deseo sexual sincero, sin presiones, sin querer encajar en ningún modelo, sin tener que  coartarnos, o esforzarnos,  cuando podamos vivir sin miedo, expresar nuestra genitalidad, olores y sabores como nos dé la gana.  Y cuando no tengamos que cumplir nada más que con nosotras mismas.

Cuéntame tu opinión sobre todo esto. Crees que las mujeres lo tenemos difícil en esto del deseo sexual?? Deja tu comentario, que seguro nos ayuda a todas.

 

 

 

 

Comprueba tu correo!

3 Comentarios

  1. Interesante todos los temas que tratas. Muchisimas gracias por tu aportacion profesional.
    Me gustaria poder utilizar,si me lo permites alguno de los articulos en mi consulta.
    Soy enfermera en una unidad de salud sexual

    Muchas gracias de antemano
    Un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here