Desodorante íntimo. No gracias. ¿Quién lo necesita?

olor de sus genitales. Vamos a pararnos un momento a reflexionar sobre esto que estoy diciendo, please. Asco, repulsión, y rechazo hacia algo de tu propio cuerpo. No es sólo algo destacable porque hay que trabajarlo, y porque hay que prevenirlo. Es que me da especial lástima cuando veo esa mujer mirándose con esos ojos. Yo les digo, mira tu cara, mira tu expresión. Al mirar o tocar tus genitales tienes una expresión de asco, de repulsión. Vamos a partir de la base que tienes que querer a tu cuerpo, porque es tuyo, es el único que tienes, es el que te va a acompañar toda la vida. Y además, la forma en que te miras, va a condicionar cuanto placer es capaz de darte tu cuerpo, o por el contrario, cuanto disconfort y malestar. Entre todo este escenario, hay algo que me afecta profundamente. Y es que me pone de muy mal humor, de verdad. Y es que no solo no queremos mirarnos y tocarnos, sino que no queremos ni olernos. El problema no es nuestro, el problema, como siempre son esas imposiciones sociales. Eso que nos hace creer a pies juntillas, que hay algo en nosotras que está mal. El problema del olor es algo que preocupa a muchas mujeres. En definitiva son cosas que debemos normalizar. El flujo y los olores forman parte de nosotras. Y el problema no es ni siquiera el olor, o el mal olor. Es el olor que sale de unos genitales de mujer. Porque perdonen que les diga. ¿A alguien le parece que unos genitales de hombre no huelen? Y no percibo el mismo empeño en eliminar olores, la verdad. Hay algo que está muy claro. El olor de los genitales que mantienen una buena higiene, es normal, y no debe ser desagradable. Simplemente es un olor normal.

¿Cuando este olor puede ser No normal?

Sobretodo en casos de infecciones, de disbiosis de la flora vaginal, o cambios en el Ph. En estos casos el flujo cambia puede oler diferente, incluso mal. Cuando nuestra nutrición no es la adecuada. Igual que lo va a hacer nuestro sudor o nuestro aliento, si nuestra alimentación no es del todo correcta. Si hay un exceso de azucares, alcohol, grasas o alimentos procesados, puede que esto cambie el olor de tu flujo. Después de una intervención ginecológica. Si has sufrido alguna intervención ginecológica, es probable que el flujo cambie y que en este caso debas estar pendiente del tipo de flujo, su olor o su aspecto. Porque un mal olor o color en el flujo, puede ser signo de infección. Cambios hormonales. También puede que notes un olor más intenso en función del momento del ciclo en el que te encuentres. Por supuesto el flujo menstrual, no debe oler mal. Si consideras que tu flujo menstrual huele mal, lo primero que debes considerar es  utilizar métodos saludables para tu menstruación. Recuerda que debes usar la copa menstrual, o por lo menos compresas y tampones de algodón. Si de repente de ha dado un ataque de moda genital, y te has depilado TODO, puede que notes un olor diferente, porque la piel de la vulva va a sudar y no vas a tener pelo para poder ventilar la zona. Es problabe que si te has depilado del todo, (en plan integral) notes que de repente percibes más flujo. AY! si es que los pelos están para algo. Espero que sea reversible!

Desodorantes íntimos y duchas vaginales.

Este remarcado interés en eliminar cualquier olor que proviene de los genitales feminnos, lleva a que quizás alguien se haya planteado incluir en sus rutinas de higiene íntima los desodorantes o duchas vaginales. Tanto una cosa como la otra, están totalmente desconsejadas. Bueno,… a parte de que no los necesitas, claro, son productos químicos a menudo abrasivos que pueden alterar el Ph y la flora normal tanto de la piel de los genitales, como de la vagina. Esto produce irritaciones y mucha más propensión a las infecciones. Hay algunos casos, en los que el médico te puede mandar un tratamiento que se administra como si fuera una “lavativa”vaginal. En este caso, obviamente, debes hacer el tratamiento, porque esta ya es otra cosa bien distinta. Es un tratamiento médico que se administra de esta forma, para llegar seguramente a limpiar la vagina o el cérvix. Así que pongo por escrito donde haga falta que NO NECESITAMOS QUITARNOS EL OLOR DE LOS GENITALES. Tenemos unos genitales perfectos, que huelen a lo que tienen que oler. Ni más ni menos.
No te gastes ni un euro en un desodorante para tu zona íntima. No lo necesitas! Si alguien te dice que lo necesitas, huye!!
¿Cuál es tu experiencia con los desodorantes íntimos? ¿Los has usado? ¿Has sentido esa necesidad?  ]]>

Escribe tu comentario

Your email address will not published. Reguired fields are marked*