Definitivamente, creo que es más fácil que te toque la lotería a que tengáis un orgasmo simultáneo. Eso decía siempre una antigua profesora sexóloga.

Bueno, tal vez sea un poco exagerado.

Pero realmente es algo muy difícil.

Y apesar de ser algo tan difícil, las parejas siguen empeñadas en alcanzar el clímax a la vez.

¿Porqué?

Porque tenemos este empeño? Yo creo que es una vestigio de otro mito muy conocido en el mundo de la pareja. Es el mito de la media naranja.

mito media naranja-ParejaEl origen del mito de la media naranja lo tenemos que buscar en Platón y su obra El Banquete. En ella, Platón mostraba las enseñanzas de Aristófanes, quien explicaba cómo al principio la raza humana era casi perfecta: “Todos los hombres tenían formas redondas, la espalda y los costados colocados en círculo, cuatro brazos, cuatro piernas, dos fisonomías unidas a un cuello circular y perfectamente semejantes, una sola cabeza, que reunía estos dos semblantes opuestos entre sí, dos orejas, dos órganos de la generación, y todo lo demás en esta misma proporción”. Estos seres podían ser de tres clases: uno, compuesto de hombre y hombre; otro, de mujer y mujer; y un tercero, de hombre y mujer, llamado ‘andrógino’. Cuenta Aristófanes que “los cuerpos eran robustos y vigorosos y de corazón animoso, y por esto concibieron la atrevida idea de escalar el cielo y combatir con los dioses”. Y ante aquella osadía, Júpiter, que no quería reducir a la nada a los hombres, encontró la solución, un medio de conservar a los hombres y hacerlos más circunspectos, disminuir sus fuerzas: separarlos en dos. El problema surgió después: “Hecha esta división, cada mitad hacía esfuerzos para encontrar la otra mitad de que había sido separada; y cuando se encontraban ambas, se abrazaban y se unían, llevadas del deseo de entrar en su antigua unidad, con ardor tal que, abrazadas, perecían de hambre e inacción, no queriendo hacer nada la una sin la otra”.

La idea de que tenemos a alguien con quien compenetramos a la perfección está bastante extendida. Ese alguien es, desde luego, una persona con la que congeniamos del todo. En gustos, aficiones, sentido del humor, toooodo! Realmente somos el uno para el otro (o el uno para la otra, o una para otra)

Ya otro día me entretengo a hablaros de los inconvenientes que tiene forjar esta idea de pareja. Pues dentro de esta idea la separación es imposible. Es más, es imposible vivir sin encontrar esa media mitad que me falta. Pero ese es otro tema.

Pero si trasladamos este mito a la relación sexual. El orgasmo simultáneo vendría a ser una prueba irrefutable de que una pareja es perfecta en la cama. Son los amantes perfectos. Siendo así, el orgasmo simultáneo es algo deseable a toda costa. Dentro de esta idea, solo así, los amantes se sienten competentes, complacidos y complacientes.

Pero la realidad amigas, es que alcanzar el clímax al a vez es algo muy difícil. Se necesita mucho autoconocimiento, autocontrol y un poquito de egoísmo por parte de los dos. Es decir, yo me centro en mi placer, en mi excitación y en mi orgasmo y dejo de fijarme en el otro. Porque si me fijo en el placer del otro se me va el santo al cielo y es imposible llegar al orgasmo. Y en esto del egoísmo sexual, las mujeres estamos muy pegadas. Se nos da mucho mejor complacer al otro y olvidarnos de nosotras mismas.

(Como en la vida misma)

¿No sé si me he explicado bien en este entramado de sexos?

Sabéis de qué hablo, ¿verdad?.

Objetivo:

Deja de perseguir algo que no sirve para nada. Y qué si llegamos a la vez o por separado. La satisfacción no está en eso. Para los hombres puede que sí (tienen puesta la autoestima sexual en unas cosas!!!). Pero para nosotras no, y lo sabes.

Deja de fingir que tienes otro orgasmo cuando él eyacula. Deja de fingir que su manera de llegar al clímax es la tuya, porque no es así.

Disfruta cada momento, cada instante.

Mejor compra lotería, que puede que te toque!

Comprueba tu correo!

6 Comentarios

  1. Sinceramente la comparación es bastante exagerada, al menos en mi caso he disfrutado de bastantes orgasmos simultáneos con varias de mis parejas.

    • Hola Juan, en primer lugar gracias por comentar.
      Es segundo lugar, si que es verdad que es una comparación algo exagerada. Pero teniendo en cuenta que solo el 30% de las mujeres consiguen orgasmo durante las relaciones sexuales con penetración. Y no en el 100% de las veces, es bastante difícil que esto ocurra a la vez. Así que creo que es bastante probable que alguna de ellas lo fingiera. No te lo tomes a mal. Por lo menos debes considerar esta opción como bastante posible. Evidentemente me puedo equivocar, claro. De todas maneras, ni que tus parejas tengan orgasmos, ni que no los tengan es responsabilidad tuya. Estoy a tu disposición para lo que necesites. Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  2. Me resulta muy interesante este artículo. Mi pareja y yo no lo ansiamos, ni lo buscamos, pero sí que a veces hemos estado a punto y no ha ocurrido y lo hemos pensado. Pero no es una cuestión similar a la que tú propones… es ¿morbo? No sé cómo llamarlo la verdad, es como otra cosa más que hacer, como hay otras tantas miles de cosas que hacer y disfrutar del sexo.
    Gran artículo, entre otros tantos que me he leído en una sentada. =)

    • Hola Yumara, efectivamente, es como tu dices…una cosa más que hacer. Es morbo, excitación, compenetración, comunicación, etc… Pero no hay que ansiar eso de manera que si no ocurre es un fracaso. Porque entonces es una obligación más que un disfrute.
      Gracias por comentar. Me alegra que te gusten mis artículos. Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here