Querida diástasis (suspiro):

Eres desconocida y a la vez, temida. Pero ¿cómo puede temerse algo que se desconoce? Precisamente, por eso. Sólo el conocimiento del enemigo merma sus tropas. Así que, si estás embarazada o en período de postparto, lee atentamente:

Concepto:
La diástasis de los rectos abdominales es la debilidad o ruptura de una línea de tejido conectivo o colagenoso que se forma en la zona supra y subumbilical conocida como “línea alba”. El tejido que envuelve a todos los músculos abdominales se reúne y entrecruza en esta línea. Lo que le da una fuerza especial a la faja abdominal. A cada lado de la línea se encuentran los rectos abdominales. Estos músculos van desde los cartílagos costales de la quinta a la séptima costilla, hasta el pubis. Por todos es conocido el aumento del tamaño del abdomen durante el embarazo. Esto hace que la musculatura también tenga que ceder para dejar espacio al bebé.

abdominales, distaseis

¿Cómo sé si yo tengo diástasis abdominal?

Normalmente acudís a consulta tras la cuarentena y exploramos la zona abdominal en busca de ella. Si la identificamos pronto y seguimos un proceso de recuperación a través de gimnasia abdominal hipopresiva, educación ante esfuerzos y electroterapia específica, apenas formará parte de dicho proceso de recuperación postparto y no supondrá mayor problema.

Aunque, otras veces acudís precisamente porque, de repente en algún esfuerzo, habéis notado cómo a través de esta línea aparece “una morcillita”, un tanto antiestética.
Es importante que sepáis que lejos de ser este el principal problema, la antiestética morcilllita puede ser el origen de vuestras molestias lumbares y de suelo pélvico, ya que denota una incompetencia en la función abdominal de sostén y preparación ante esfuerzos.
En estos casos se deberá igualmente reeducar ante los esfuerzos. Esfuerzos hiperpresivos hacen que el “alíen morcillil” aparezca, mientras que aprendiendo a trabajar de manera hipopresiva, aunque exista debilidad en esta zona, conseguiremos mantener en su sitio toda esa masa visceral que conforma dicha morcilla.

Y ahora, ¿qué?
Es por este motivo que resulta tan importante acudir al fisioterapeuta. Cuanto antes se identifique, antes podrá ser solucionado. Además, una buena alimentación (rica en fibra, evitando estreñimiento) e hidratación ayudarán a la recuperación del tejido conectivo. Acudir a clases de gimnasia abdominal hipopresiva así como mantener una correcta higiene postural (evitando esfuerzos, manteniendo autoelongación…) culminarán este proceso que, además tiene otras muchas ventajas como: evitar problemas de circulación, mejorar la pronta recuperación de zona lumbo-pélvica… En definitiva, ayuda a la vuelta a la normalidad tras el parto.

abdominales

¿Siempre desaparecen?
Siento decir que no. Y hay mucha información errónea en este sentido. Depende de cómo sea esta diástasis. El tejido conectivo puede distenderse o romperse. Pero ambos casos no implican el mismo proceso de recuperación. En el caso de una distensión, propia por el aumento de tamaño del útero que los “obliga” a agrandarse, el pronóstico de recuperación será mucho más favorable que si se trata de una ruptura del tejido. Si está roto, a través de gimnasia, electroterapia y consejos posturales no conseguiremos volver a unirlo por completo. No obstante recordemos que lo importante era la funcionalidad y competencia de la faja abdominal, o lo que es lo mismo: que la musculatura esté fuerte. Por ello, a pesar de no completar el proceso de cierre, a través de gimnasia y consejos prevendremos los efectos negativos derivados de la debilida muscular: lumbalgias, ciatalgias, incluso en algunos casos incontinencia urinaria de esfuerzo.
En algunos casos puede ser necesaria la valoración del cirujano plástico. Sólo la cirugía será capaz de “coser” lo que está roto. Pero, ¿es necesario si la competencia abdominal puede recuperarse? Es más, si me opero pero sigo haciendo los mismos esfuerzos hiperpresivos ¿puede volver a aparecer?
Si dudas sobre la competencia funcional de tu abdomen, acude a tu fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. Piensa que no se trata sólo de algo que “volverá a su sitio”, sino de un signo que nos avisa que debemos trabajar nuestro cuerpo si no queremos sufrir las consecuencias.

Si te apetece puedes dejar tu experiencia o comentario. ¿Cómo se te han quedado tus abdominales tras el embarazo?Seguro que tu comentario nos ayuda a todas.

Comprueba tu correo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here