No hay nada que te saque más de tus casillas que unos hongos vaginales. Lo sé! Creo que todas lo sabemos. Sé que en aunque es algo banal, la irritación, el escozor y el picor, pueden hacer que quieras tírate por un puente. El verano es una época propicia para los hongos, así que vamos a ver algunos remedios para tratar las infecciones por hongos.

Muchas veces, las mujeres, desesperadas, acuden a urgencias en busca de un alma caritativa que les ponga tratamiento a la infección por hongos. Porque aunque todas conocemos cremas para los hongos vaginales, en ocasiones pueden ser más que resistentes. Y aunque, como digo, una infección por hongos no es grave (lo digo desde ya: NO ES GRAVE!) debemos  comprender la desesperación de que te pique “ahí”. (Quién lo ha sufrido lo sabe) Y como todas somos señoritas bien educadas en ser señoritas, no andamos rascándonos a lo “me pican los huevos”. Pero créeme, cuando una infección por hongos ataca de verdad, no es que tengas ganas de rascarte, es que tienes ganas de arrancarte la vagina. (Así, literalmente).

Yo hace muchos años que (por suerte) tuve mi última infección por hongos. Pero lo recuerdo bien. Y cruzo los dedos!

¿Porque aparecen los hongos vaginales?

En tu vagina tienes muchos “bichitos”. MU-CHOS!! Y está bien que estén ahí porque son parte de la flora normal de tu vagina. Entre ellos seguro que hay una cantidad de hongos de diferentes cepas. Las infecciones por hongos aparecen cuando hay un desequilibrio entre estos microorganismos, y los hongos crecen más que otros bichos. Cuando ganan por mayoría, dan síntomas como picor, escozor en vagina y labios. La zona está enrojecida y sensible. El flujo vaginal cambia a un flujo más espeso y blanquecino. En general no suele ser un flujo con mal olor.

El hongo más común es la Cándida Albicans, aunque puede haber otros hongos que causen los mismos síntomas. De ahí que a esta infección se la suela llama Candidiasis.

Factores que facilitan las infecciones vaginales por hongos.

Esto no son 2+2=4. Controlar todos estos factores no te asegura que no vayas a tener una  candidiasis, pero…merece la pena tenerlos en cuenta.

  • Después de un tratamiento antibiótico. Si por ejemplo tomamos antibiótico (por una muela o por lo que sea) eliminamos muchas bacterias no solo de la boca sino de la vagina. Estas bacterias, que como te digo tienen que estar ahí, desaparecen. Así que los hongos pueden proliferar a sus anchas. Es muy típico que después de un tratamiento de antibióticos aparezcan hongos vaginales.
  • La humedad es su aliado. En verano, los bañadores mojados y el sudor son condiciones que ayudan a que los hongos crezcan.
  • La irritación vaginal. Si hay una fricción por ejemplo de una penetración muy intensa o larga que deja la vagina y los labios muy irritados, podrán aparecer los hongos con más facilidad. Digamos que la irritación deja la barrera de la piel debilitada para que crezcan los hongos. Por eso las candidiasis son muy típicas en las mujeres enamoradas, o de luna de miel. También en periodos vacacionales. En definitiva,  cuando se aumenta la frecuencia de las relaciones sexuales.
  • Productos de higiene íntima irritantes. Si eres propensa a tener infecciones debes saber que todos los productos que apliques en tu zona íntima y que tienen productos químicos alteran el pH natural, favoreciendo la irritación y el escozor.
  • Ropa ajustada. Pantalones que rozan en la entrepierna demasiado, o tejidos que aprietan y no dejan transpirar como la lycra, no son aconsejables.
  • Estados de “defensas bajas”. Esto es una manera coloquial de decir que si tu sistema inmune está en forma, y tu cuerpo tiene la cantidad de bacterias “buenas” que debe tener, estará más preparado para combatir a los hongos. Seguramente el equilibro será más difícil de romper, y los hongos proliferaran con mayor dificultad.
  • Los hongos son dulceros. En personas diabéticas mal controladas son más frecuentes las infecciones por hongos. Así que los niveles de azúcar pueden afectar a este tipo de infecciones.

Tratamiento de los hongos vaginales

El tratamiento es médico, que debe prescribir tu personal médico de referencia. De una manera general se puede decir que se suele combatir con óvulos vaginales. En casos leves, con algunos óvulos durante unos pocos días o incluso una dosis única, será suficiente. Generalmente este tratamiento se pone de una forma empírica. Es decir, los hongos son tan frecuentes, que probamos con el tratamiento que funciona en la gran mayoría de casos.

Si son hongos con mucha sintomatología o tras un cultivo aparece que no es un hongo común el que causa la infección, puede que el tratamiento se alargue unos días más. En caso de infecciones recurrentes (más de 4 episodios al año) es posible que te planteen un tratamiento en crema, óvulos y pastillas. Esto debe decidirlo tu médico.

Es aconsejable que tras un episodio de hongos que no resuelve con el tratamiento básico, hagamos un cultivo vaginal para descubrir cual es el tipo de hongo que está causando la infección. Esto, también debes consensuarlo con tu médico.

Medidas higiénico-dieteticas para ayudar al tratamiento médico.

  1. Reduce la cantidad de azúcar que ingieres en la dieta. Zumos, yogures azucarados, dulces, cereales, refrescos, etc…(Aunque me digas que no consumes azúcar, sí, consumimos mucho azúcar).
  2. Aporta un extra de bacterias “buenas” a tu dieta. Aumenta el aporte de fruta y verduras, fibra insoluble y alimentos que contengan lactobacillos.
  3. Haz todo lo que puedas para facilitar la transpiración de la zona genital. Ropa holgada, fibras naturales como el algodón, cambiar a menudo el bañador mojado, bragas de algodón, pueden ayudarte a que la zona genital no guarde humedad.
  4. Usa compresas y protegeslips sólo los días que realmente lo necesites. Evita su uso a diario. Pero desde luego, todo lo que uses que sean compresas 100% algodón. En mi opinión la tendencia de nuestros productos íntimos, debería ser fluir a lo “BIO”, amigas!
  5. Relaciones sexuales sin coito o con coitos rápidos. Las que me conocéis, lo sabéis, como sexóloga, reivindico el placer del clítoris, ante la obsesión de la vagina y los coitos eternos e irritantes. No te escuezas!! 😉
  6. Lávate una sola vez al día. Un exceso de higiene no te aporta nada. Sé que te alivia lavarte, pero si lo necesitas, hazlo sólo con agua. Usa un Gel Íntimo suave y sólo una vez al día.
  7. Uso de probióticos. Los lactobacillos de los que te he hablado, también los puedes aportar directamente a la vagina a través de los probióticos vaginales. Te ayudarán a restablecer la flora vaginal, una vez termines el tratamiento médico.
  8. No por más cremas curarás antes. Sé que es desesperante el picor y el escozor. Pero no debes matar moscas a cañonazos. Haz el tratamiento que te prescriban y si los síntomas no ceden, procede a un cultivo vaginal que asegure el tratamiento. Poner una crema, y otra crema, y óvulos varios, etc… sólo puede hacer que irritar y sensibilizar más la zona. Ten en cuenta todas estas medidas antes de lanzarte a la desesperada a por tratamientos. Y sobretodo huye de la automedicación.

Si este post te ha sido útil compártelo. Pero si eres una de esas mujeres que ha luchado contra los hongos les ha ganado la batalla, deja en los comentarios todos aquellos remedios que te fueron bien. Hay otros remedios caseros, como el uso del ajo, el yogur, o el uso de aceites esenciales como el Aceite de Árbol de Té, que la ciencia no avala por falta de estudios concluyentes.  Pero estoy convencida de que el conocimiento popular en estos temas puede ayudar y mucho.

Porque son muchas las mujeres que han vivido en sus propias carnes unos hongos que vienen para quedarse y no los hechas ni a tiros. Comparte toda tu sabiduría con las demás, darling!

 

 

Comprueba tu correo!

2 Comentarios

  1. Buenas tardes.
    Sin duda muy interesante para todas las mujeres este tema. Desde mi experiencia personal, los tratramientos médicos nunca me han resultado realmente efectivos. Mi forma de tratar la candidiasis cambió cuando el propio ginecólogo me sugirió que buscase alternativas y cambiar mi alimentación. Desde entonces, reduzco TODO lo que puedo el consumo de alimentos con azúcar ( y comemos mucha si te paras a analizar), y potencio el consumo de fruta, verdura y alimentos ricos en fibra cada día y lo más posible en mis comidas. Se trata de lograr tener un organismo alcalino donde la cándida no encuentra un medio apto para crecer y permanece a raya. También me resulta muy efectivo el consumo de cápsulas de ajo (sólo por temporadas no de forma continúa porque me da molestias de estómago si lo tomo muy seguido) , es un estupendo antibiótico natural además.
    A mantener mi ph alcalino también me ayuda un gel íntimo llamado Saforelle que tiene un ph ligeramente alcalino. Sólo con una gotita es suficiente, no hay que usarlo en exceso. En cuanto a higiene, como has comentado limitar salvaslips, compresas… usar ropa interior de algodón y cambiarse varias veces al día si es necesario. Secarse muy bien tras la ducha y dormir o estar en casa sin ropa interior.
    Hay alguna cosilla más probablemente, pero diría que básicamente todo empieza por conocer nuestro organismo y cambiar la alimentación.
    Es mi experiencia y conseguí que me dejasen tranquila. Hace poco reaparecieron por antibióticos (factor de,gran riesgo) pero de nuevo retomo mis hábitos de cuidado y salud y están a raya sin necesidad de medicamentos.
    Espero que a alguien le pueda ser útil.
    Gracias por el post.
    Un saludo cordial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here