Aclaremos un concepto desde YA! Sangrar después de tener relaciones no es normal. Eso quiere decir que a pesar, de que puede ser algo relativamente frecuente, suele tener una causa. Cierto es, que antes de alarmarnos, lo más frecuente es que esta causa no sea NADA GRAVE.

Este sangrado puede aparecer después de tener relaciones, o bien puede ser un sangrado durante el coito. Siempre hay que valorar si es un sangrado abundante o escaso. Y si es un sangrado que va en aumento o es autolimitado. Siempre hay que aplicar el SENTIDO COMÚN. No nos debe alarmar de la misma manera un sangrado abundante mayor que una regla, o un sangrado marroncito que apenas mancha las braguitas.

Causas de sangrado después de tener relaciones.

1.Rotura del himen.

¿Qué es el himen? El himen es una membrana muy delgada que forma parte de la vulva que recubre de forma parcial la entrada de la vagina. Esta membrana se puede romper por muchos motivos, uno de ellos el inicio de las relaciones sexuales con penetración. Esto puede producir un sangrado normalmente escaso y autolimitado durante el coito o después de estas primeras relaciones sexuales.

*El himen no tiene porque romperse con el uso de tampones. Aunque puede hacerlo. Cada himen es diferente en cuanto a su elasticidad. Por eso podemos usar tampones desde la primera regla. El himen también puede romperse con el ejercicio físico, la masturbación o alguna lesión en la zona genital. En mi opinión no hay que darle mayor importancia. Aunque para algunas culturas es sumamente importante porque se relaciona con la virginidad.

En este caso el sangrado durante el coito se considera normal. Parará solo y no hay que hacer nada.

2. Menstruación.

Si estás teniendo relaciones sexuales en los días previos a que te baje la regla, puede  ser que la vibración del útero durante el orgasmo haga que la sangre que ya está preparada para salir, pero que no vería la luz hasta dentro de 24 o 48 horas, aparezca antes. Esto puede suceder y no pasa nada. Es frecuente que no esperemos la regla hasta mañana o pasado, pero de repente se me adelante justo coincidiendo con las relaciones sexuales. No debe extrañarte y no debes darle más importancia.

3. Infecciones de transmisión sexual.

Algunas infecciones de transmisión sexual pueden dar ligeros sangrados. Algunas infecciones como la gonorrea o la clamidia, por ejemplo pueden dar sangrados que suelen ocurrir junto con un flujo aumentado y anormal. Flujo con mal olor o de color amarillo o verdoso. También puede ir acompañado de ardor e irritación en la vagina. Si crees que puede estar ocurriendo esto, debes ir a tu médico. Para prevenirlo ya sabes que debes protegerte. Usa PRE-SER-VA-TI-VO!!

4. Endometriosis.

La endometriosis puede se la causa de sangrados durante el coito. Muy en resumen la endometriosis se trata de tejido del endometrio que crece fuera del endometrio. Este tejido que “no está en su sitio” puede sangrar durante las relaciones. Este puede ser un síntoma de la endometriosis, pero no el único. Generalmente irá acompañado de menstruaciones dolorosas, dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales o incluso al defecar. Si crees que este puede se tu caso, acude a tu médico.

5. Vaginitis o irritaciones vaginales.

Cuando la vagina está irritada ya sea por una infección, una vaginitis o por relaciones sexuales demasiado frecuentes, puede sangrar la mucosa de la vagina. En este caso suele ir acompañado de irritación vaginal después de las relaciones, que puede dar ardor o dolor.

6. Pólipos, cervicitis o displasia cervical.

A groso modo, la patología del cérvix puede dar sangrados durante el coito. Tanto los pólipos como la inflamación del tejido del cérvix pueden dar sangrados. Lo más importante es que sigamos las recomendaciones para hacernos citologías. Tanto el examen ginecológico visual, como la citología vaginal nos dirá si tenemos alguna patología en el cuello del útero que cause este sangrado. En algunos sitios he leído que este sangrado puede ser causado por un Cáncer de cérvix. Efectivamente, esto es cierto, pero creo que esta información es alarmista y no es realista en cuanto a la probabilidad de que esta sea la causa. Es cierto que sería el caso más grave, pero no es la causa más frecuente. Antes de considerar esta causa, hay que pensar en todas las demás que te he explicado antes que son mucho más frecuentes y menos graves.

Para ello, es importante ser conscientes de que nuestra SALUD SEXUAL hay que cuidarla. Usar siempre preservativo y seguir las recomendaciones en cuanto al cribado del cáncer de cérvix. Si tienes mas de 25 años, estás manteniendo relaciones sexuales, y nunca te has hecho una citología, es hora de acudir a tu centro médico. También si hace más de 3 años que te hiciste la citología por última vez. Empodérate en salud, cuídate y disfruta de tu sexualidad de una manera responsable. 

Deja tu comentario, duda o experiencia. Sabes que esto nos ayuda a todas!

 

 

Comprueba tu correo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here