Hay muchos tipos de hombres. Se pueden clasificar de mucha maneras y según muchos criterios. Pero no te engañes, si estás leyendo esto ya sabes que aquí se habla de sexo y pareja.. Sí! Y hay que tener mucho cuidado de no confundir los primeros con los segundos.

Espero que si ya tienes pareja, no te hayas equivocado. Sigue leyendo por si tienes una segunda oportunidad. ( léase con tono irónico, pero va totalmente en serio)

Qué nos puede confundir? Las hormonas y el deseo espontáneo. Las hormonas nos nublan la mente.

¿No no sabías? Pues si.

¿No te ha pasado que tienes días que tienes muchas ganas de sexo?

Seguro que sí. Por ejemplo, si tienes pareja, son esos días en los que el deseo sale de ti. No tienes que esperar a que tu pareja te diga o insinúe. Es que hoy, no sabes porqué, tu mente está en clave erótica. Que yo no digo que cuando llegue el final del día al final te animes, pero que hoy, estás pensando mucho en sexo. En el trabajo, en el autobús, durante la siesta. Oye, que hoy estás… tú ya me entiendes. Sexosa!

Para las que no tengáis pareja (yo ya no me acuerdo casi de eso), son días en los que hasta tu vecino del cuarto tiene “un punto”.  No sabes qué pasa, pero te sientes como en primavera. Que le tirarías hasta a una piedra, vaya. A los buenorros por supuesto, pero hoy no te vas a poner exquisita. ¿Te suena?

Merece la pena observarnos y conocernos.  Si te fijas, seguramente son esos días del mes en los que estás ovulando. Porque ya te dije que somos cíclicas y que nuestro ciclo menstrual rige muchos de nuestros comportamientos y sobretodo, estados de ánimo.

La cuestión de la que quería hablaros hoy, es de cuando confundimos ese mensaje de las hormonas. Ese mensaje sexual, más coital, de descarga, con el “busco pareja”.

Que sí, que a falta de pan, buenas son tortas. Pero que para siempre tortas NO, gracias.

A ver. En estos días del mes, puede que todo valga. Y que incluso el tipo del bar que te calva la mirada en el culo y babea un poco por la comisura de la boca, te sirva. Pero ojo!! No confundas eso con “me gusta para quedarmelo”.

Tú y yo sabemos a qué tipo de hombres me refiero. Y tu fase ovulatoria pasará, pero las personas no cambian tanto. Eso también lo sabemos todas. (o deberíamos)

Así que si estás abierta a buscar pareja, elige bien. No todo vale. Modula tus hormonas con cabeza. Lo que eliges es responsabilidad tuya.

Bien es cierto, que hay hombres que cumplen las dos condiciones. ¡Menos mal!. Los que han captado tu atención en una fase facilona, y los que son capaces de hacerlo siempre. Para eso, las mujeres somos especiales. En el seno de una pareja estable no nos valen los “hombres tipo 1”. Queremos hombres capaces de satisfacer nuestro lado más recóndito, despertar el deseo desde la intimidad y la afectividad. De complacernos nuestros deseos más subterráneos.  Hombres que quieran construir parejas con objetivos comunes, desde el respeto, desde la igualdad, desde la confianza. Y eso a las mujeres nos pone mucho.

Con todo este rollo, ¿no sé si me he explicado?

¿Te suena de algo? Dime, dime…

Me acaba de venir a la mente mi amiga Cristina. Se plantó en una boda en fase ovulatoria y en además, en plena primavera. Uff!!! Pilló y acertó. Pero no dejéis de estar alerta, chicas!!!

Comprueba tu correo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here