¿Tienes fantasías sexuales? ¿Se lo vas a contar a tu pareja?

¿Fantaseas con tu monitor de spining?, ¿O quizás con la vecina de al lado?. ¿Es normal tener fantasías sexuales, o eróticas con alguien que no es mi pareja? Es una duda muy común. Una de esas dudas que guardamos en lo más profundo. Es una pregunta de las políticamente correctas.  Te imaginas diciéndole a tu marido/mujer: hoy he tenido un sueño erótico con la vecina/vecino!!! ¿O no sería tan raro poder decirle esto a nuestra pareja??? Veamos:

Fantasía erótica o sexual: Cualquier tipo de pensamiento o de imagen mental que posea algún tipo de significado erótico o sexual para la persona.

En esta definición entran muchas cosas, verdad? Desde imágenes de escenas sexuales, a  juegos de seducción o determinadas técnicas sexuales. Pueden ser pensamientos que te gustaría llevar a cabo, o por el contrario ideas o pensamientos que son excitantes para ti, pero que no tienes ninguna intención de llevar a la practica. Tener fantasías sexuales es una parte fundamental de la sexualidad de una persona. Permitirnos pensar en algo erótico, estimulante, agradable a nivel sexual, es facilitador del deseo, de la excitación y por tanto nos pone la mente activa. La fantasía es algo creado en nuestra imaginación. Puede ser que la creemos a partir de experiencias pasadas, de deseos, o de escenas eróticas futuras. Puede ser que usemos olores, músicas, texturas, voces, etc.. para evocar esa fantasía. Puede que sea una fantasía muy elaborada con todo tipo de detalles, o pueden ser destellos de pensamiento que nos vienen a la cabeza y se van rápidamente. Pueden ser fantasías en solitario, que incluyan a otra persona, o a varias. Pueden ser fantasías muy “correctas” o no tan “correctas”. Qué cosas puedo aportar como sexóloga, sobre las fantasías:

Lo que está en nuestra mente, está solo ahí. Y ahí no hace daño a nadie.

Eso quiere decir, que da igual si fantaseo con el profesor de mi hij@a. No tiene importancia. Es un juego mental que no tengo intención de llevar a cabo. No tiene nada que ver con la infidelidad. Puedes fantasear con tener relaciones en grupo, con  que alguien te quiere seducir, con hacer esa practica sexual que nunca te atreves a hacer… Lo que quieras!!! La imaginación no tiene los límites de la realidad.

¿Es bueno compartir las fantasías con mi pareja?

Una pregunta que le habrán hecho a cualquier sexólogo/a. Pues depende. Esto es algo muy personal. Si crees que compartir la fantasía con tu pareja va a aportar juego, novedad, y diversión a la relación, hazlo. Pero ten cuidado! Tu pareja puede que no entienda tu fantasía. Y que te culpe de algo sin ni siquiera ha sucedido.

¿Debo intentar llevar a cabo mis fantasías?

Pues también depende. De nuevo, una opción muy personal. Pongamos ejemplos: Imagina que para ti son muy eróticos los hombres con uniforme. No sé, tipo policías, bomberos… Claro puede ser que flipes viendo “Oficial y Caballero” porque te imaginas teniendo un encuentro erótico con Richard  Gere o incluso que te imagines a tu marido vestido como él y en tu fantasía esto es maravilloso. Así que un día decidís jugar a tu fantasía y tu marido se alquila un traje igual que el de la peli. Peeeero…. tu marido no es Richard Gere. Así que la líbido se te cae al suelo y más allá, cuando ves a tu marido con ese uniforme. Le tiran los botones de la chaqueta, le falta pelo o 40 cm de altura.  Otro ejemplo: Llevas tiempo queriendo practicar esa postura que te resulta tan excitante. Con tu chica con unos tacones de aguja, con  una pierna por allí, con la otra por allá. Y estas segur@ que tu pareja lo va a flipar. Decides porponerselo, y accede. En el día tan esperado, algo falla! Sí, la gravedad existe, amigos! Y poner la pierna aquí es sumamente difícil y nada placentero. A tu mujer le falta elasticidad y le sobra torpeza,  y te ha dado con el tacón en toda la cara! No entiendes bien, como puede ser que en esa peli, aguantaran tanto rato!!! Que frustración! Bueno, ante estas situaciones, tenéis dos opciones:  o sumiros en el desconcierto y la frustración, o reiros  de una situación divertida y sana. Has sido capaz de proponerle algo a tu pareja, pero como no ha funcionado como esperabas, no teneis más remedio que ponerle humor. Puede pasar todo lo contrario. Finalmente te has decidido a proponerle algo a tu pareja, y ella/el se lo ha tomado muy bien. Lo llevais a cabo y resulta que ha sido una experiencia fantástica. Y te preguntas porque no se lo habrás dicho antes. O puede pasarte una última cosa. Le has confesado a tu pareja tu fantasía y se ha horrorizado tanto que te ha dejado. Directamente!! No ha podido soportar lo que tienes en esa cabecita. Así que tu verás. Ten en cuenta que seguramente, habrá fantasías solo para el pensamiento, y habrá otras para compartir. Selecciona bien!!

La fantasía es amiga del deseo

Si fantaseamos con algo erótico o sexual, lo más probable es que nuestra mente se ponga a “tono”. Fantasear es bueno para el deseo en pareja, o en solitario. Es algo solo tuyo.Te animo a analizar si las tienes y a mimarlas al máximo! Por último,si te cuesta tener fantasías, puedes recurrir a las de otr@s. Puedes usar la literatura erótica. Hay muchismos libros que nos evocan imágenes sensuales, eróticas o incluso sexuales. Esto se proyecta en nuestra mente, y se vuelven nuestras. Último consejo de sexóloga: Coge un libro del estilo que te comento.Hay novelas, o también libros de relatos cortos. Metete en la bañera con agua calentita, unas sales de baño y unas velas. Sí, ya sé que con el ritmo de vida que llevas esto es difícil. Vale, pero no imposible. Así que como estoy segura de que te lo mereces, busca el momento y hazlo. Pon una música que te guste de fondo, y empieza a leer.  Déjate llevar por tu mente. Y seguidamente haz lo que quieras, llama a tu pareja, o sigue tu sol@. Pero disfruta!!!]]>

4 Comentarios

    yo si quiero consejo, mis fantasias han ido aumentando con el tiempo, mi pareja ha ido haciendo lo que le pido pero veo lo disfruta tambien, empece por sugerir ropa pequeña y pegada, asi empezamos ahora forma parte de su uso cotidiano, despued le pedi coqueteara con algun sujeto que ambos escogemos y puede ser conocido o no, lo que hemos cumplido en repetidas ocasiones, lo que aun no le pido y que bueno al aceptar todo lo anterior no dudaria en que lo hiciera, es pedirle a mi esposa tenga varios amantes, con los que tenga sexo frecuente, y que a mi me lo platique, los lleve a la casa , me haga convivir con ellos, ellos piensen que me estan engañando, pido consejo para controlar la situacion, y saber por que tantas fantasias asi?

    Responder

    Javier, estaba de vacaciones y no había visto tu comentario. No te puedo ayudar mucho en solo un comentario. Solo decirte que las fantasías son algo que tenemos en nuestra mente, que no siempre hay que cumplir. Podéis jugar a simular las fantasías. Como un juego de rol. Es una opción si crees que es “peligroso” llevarlas a cabo. Pero sobretodo, cuando las fantasías están en nuestra mente no hacen daño a nadie. Tienes las fantasías que tienes y eso no es malo. Es solo imaginación. Por ejemplo, alguien puede fantasear en que le produzcan dolor, pero luego no querer llevar a cabo esa fantasía. Solo controla la situación en la realidad.
    Un saludo

    Responder

    QUISIERA QUE ME EXPLICARAS COMO LE DIGO A MI ESPOSA QUE DESEO VERLA QUE LE ESTE BESANDO SU VAGINA

    Responder

    Pablo, no entiendo bien cual es tu fantasía! Pero la mejor manera de decir algo, es diciéndolo. Sé cuidadoso, di aquello que sepas que tu esposa va a aceptar, y piensa siempre en no herirla. Seguro que la conoces bien. Ánimo

    Responder

Escribe tu comentario

Your email address will not published. Reguired fields are marked*

X